Wave Pressure

La última jornada del Mad Cool tiene un final de lo más "picante"

Red Hot Chili Peppers y Liam Gallagher ponen el broche de oro al Mad Cool con sold out absoluto. El rock & roll no ha muerto.
John Frusciante

A ritmo de buena música, los Red Hot Chili Peppers fueron uno de los principales protagonistas en el cierre del Mad Cool. Y es que junto a los de California, también vimos un buen rock & roll por parte de quien sino, más que de Liam Gallagher.

Con un sold out completo, almas llenas de emoción empezaron a cantar junto a lo que fue el vocalista de Oasis, "Morning Glory". La conexión artista-público fue escasa, pero en cuanto la música empezó a sonar, la energía fluía por todo el recinto.

El sol resplandecía, pero no fue suficiente para que Liam apareciese con su pose habitual, parca, capucha, y sus instrumentos favoritos: maracas y pandereta. Además del mencionado, sonaron himnos como "Slide Away", "Roll It Over" o "Rock n Roll Star".

Liam Gallagher también nos quiso dar de beber de ese brebaje que tiene en solitario, con canciones que son una delicia como "Wall Of Glass", "Diamond in the Dark", "More Power" o "Once", y es que cabe destacar a la talentosa banda que tiene detrás, ya que hacen que Liam suene mejor que nunca.

El concierto fue grandioso y con una propuesta muy potente, la sonrisa se notaba en un público muy nostálgico, y es que el broche de oro para cerrar el recital fueron "Cigarretes & Alcohol" y "Wonderwall", seguidas de una "Champagne Supernova" mientras el sol caía en el cielo de Madrid.

Y como Liam dijo al empezar el concierto: "Tonight I'm a Rock And Roll Star!", y así fue.

Llegamos al plato fuerte, los Red Hot Chili Peppers saltan sobre el escenario y de forma muy violenta, tremendo Jam se marcan nuestros compañeros John, Flea y Chad. Pocos grupos se pueden permitir este tipo de cosas.

Una vez termina la improvisación de apertura, Flea nos arremete con las primeras notas de "Around the World", tras haber demostrado en la Jam que es totalmente de otro planta.

Los Chili Peppers demostraron que no solo son por quienes eran, hicieron lo que les dio la real gana, el público saltaba como loco, y la energía se palpaba en todas las esquinas, simplemente un concierto de los RHCP.

Buen tono de Anthony Kiedis, jugueteos entre Flea y John Frusciante que en más de una ocasión intercambiaron solos que emocionaban y nos dejaban la piel de gallina, y un Chad Smith simplemente impecable.

A lo largo de la setlist tocaron temas típicos como "Californication", "By the Way" o "Give It Away", y quizás no tan típicos como "Hard To Concentrate", "I like Dirt" o "I Coud Have Lied", que gustaron a muchos pero a otros no tanto.

Esto divide opiniones, pero que una banda no toque el mismo repertorio evento tras evento, y te de la oportunidad escuchar muchas otras canciones, la enriquece.

Quizás no fue de agrado para muchos, pero los Red Hot Chili Peppers han dado todo un recital de como se debe disfrutar de un concierto de rock. Larga vida a los maestros del funk-rock en este 40 aniversario.

Fotos: Mad Cool

NOTICIAS RELACIONADAS